Debe estar registrado y haber iniciado la sesión para enviar elementos y hacer el seguimiento de los envíos actuales. Ir a Autenticación en una cuenta existente o Registra una nueva.

Lista de comprobación de preparación de propuestas

Como parte del proceso de entrega de propuestas, se exige a los autores que comprueben que la propuesta está de acuerdo con todos los siguientes elementos, y las propuestas que no se acojan a estas directrices pueden ser devueltas a los autores.
  • La propuesta no ha sido publicada previamente, ni está bajo consideración de ninguna otra editorial (o se proporciona una explicación en "Comentarios para la editorial").
  • El fichero de la propuesta está formato Microsoft Word, RTF o OpenDocument.
  • Se proporcionan las direcciones URLs de las referencias si están disponibles.
  • El texto tiene interlineado simple; utiliza un tipo de letra de 12 puntos; se utiliza cursiva en lugar de subrayado (exceptuando las direcciones URL); y todas las ilustraciones, figuras y tablas están dentro del texto en los lugares apropiados, y no al final
  • El texto se adhiere a los requisitos bibliográficos y de estilo indicados en las Directrices para autores, que se encuentran en Acerca de la editorial.

Directrices para autores

La denominada composición de las publicaciones se divide en tres bloques que se articulan para dar la apariencia a la obra. A su vez, las partes de esta triada se subdividen en otros recursos –no todos de obligatoria aparición– que otorgan un carácter formal al manuscrito.

Preliminares

Portadilla. También llamada falsa portada o anteportada. Incluye los siguientes datos:

Título. Debe precisar a qué se refiere el libro; es decir, no solo propone el tema, sino el enfoque desde el que se aborda. Su redacción puede ser de tipo académica, literaria, técnica o informal, siempre y cuando no supere 15 palabras. No deben usarse abreviaturas, números ni signos de interrogación o admiración, puesto que suelen generar errores al ingresar la obra en bases de datos, catálogos y repositorios. Es recomendable que el título incluya al menos una palabra clave, con el propósito de que sea identificada la publicación en los motores de búsqueda y, por ende, aumente las posibilidades de ser citada.

Subtítulo. Se utiliza para hacer precisiones o complementar lo dicho en el título, por lo general, cuando a este se le ha dado un estilo literario o informal. Su extensión fluctúa según el número de palabras que se hayan usado en el título, cuidando siempre que no compitan entre ambos y que unidos no lleguen a leerse como un párrafo; de ahí que se sugiera que uno equivalga a la tercera parte del otro. 

Autores y coautores. De esta información se desprenden tres elementos relevantes a tener en cuenta: i) definición de los roles (autor y coautor); ii) el orden de la autoría; iii) escritura de los nombres.

La Decisión Andina 351 de 1993, en su artículo 3, define el término autor como “la persona física que realiza la creación intelectual [de la obra]”. En otros términos, “es el mero hecho de la creación lo que hace a la persona autor” (Rojas Castillo, p. 10). Ahora bien, el creador es el hacedor (en tanto crear es hacer), por lo que sigue que el autor es quien ha escrito la totalidad de la obra.

Análogamente, cumplen su rol los coautores; la diferencia es que no se trata de una obra individual (producida por una sola persona natural), sino de una obra en colaboración, es decir, creada por varias personas naturales cuyos aportes sean sustanciales (inclusión y desarrollo riguroso de contenido) y no puedan ser separados (Ley 23 de 1982).

En ningún caso se considera autor ni coautor a quien haya aportado nociones generales (incluyendo la idea original), ni a quienes participen con sugerencias o recomendaciones parciales.

Ahora bien, el orden de autoría en las obras en colaboración dependerá del porcentaje de contribución de cada creador, ubicando primero a quien sea el responsable de la mayor parte y, con esta misma lógica, a los siguientes.

Por cuanto se refiere a la firma de los autores, en función de la localización de la producción y de la medición de índices de citación, debe ser de un modo único para trabajos científicos y académicos. Considerando las particularidades de los nombres hispanos, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (2007, como se citó en Aliaga y Correa, 2011) propone en el caso de los nombres compuestos: i) omitir el que menos lo identifique; ii) utilizar iniciales; ii) unirlos con un guion, para que puedan entenderse ambos como nombres. Esta última recomendación aplica, y ha sido adoptada con mayor frecuencia, para los apellidos compuestos.

Portada. En esta página se repiten los elementos de la portilla, agregando a los datos de los autores, el grupo de investigación y la filiación institucional, sin uso de abreviaturas, preposiciones o artículos que no hagan parte de su denominación oficial.

Página legal. Identifica la propiedad intelectual de la obra, esto es: derechos patrimoniales, morales, licencias y responsabilidades. Las publicaciones del Fondo Editorial están protegidas por las leyes de derechos de autor (copyright, en su denominación anglosajona) y por los términos y condiciones de la Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivar 4.0 Internacional; los permisos que van más allá de lo cubierto por esta licencia deben solicitarse a la Universidad Católica Luis Amigó.

En esta página, se reconoce a los autores la paternidad de la obra y su responsabilidad moral y legal con respecto a lo contenido en el texto, y a los derechos de autor de las obras consultadas y de las citadas; de tal manera que las publicaciones, no comprometen en ningún sentido el pensamiento de los comités del Fondo, del equipo editorial, los evaluadores, ni de la Universidad Católica Luis Amigó.

El folio contiene además el número de identificación internacional de la obra (ISBN o ISSN, según el caso), la catalogación, datos de la edición (número, ciudad de elaboración), la forma recomendada de citar la publicación, y los nombres de quienes intervinieron en la edición y diseño, especificando sus roles: compilador, coordinador editorial, director, diseñador, ilustrador, prologuista, traductor y demás. Otro rasgo es la declaración del origen de la obra y de inexistencia de conflictos de interés.

Colaboraciones. Se registran los nombres de quienes cumplieron con funciones de apoyo, especificando la actividad que realizaron, sirva de ejemplo: asesores que no han intervenido sustancialmente el texto, asistentes y revisores.

Dedicatoria. Está cimentada en múltiples razones: quién inspiró el libro, a quién se ofrece o se dirige, relaciones personales o profesionales, demostraciones de cercanía. Su redacción suele ser corta; empero, muy emotiva.

Agradecimientos. Se dirige a personas o instituciones que han hecho posible de algún modo la publicación (para ilustrar: patrocinadores o financiadores, colegas, familiares, entre otros); cada uno se menciona en una línea independiente exponiendo las razones de la gratitud.

Índice general. en este apartado se enlistan los encabezados de primer, segundo, tercer y cuarto nivel, de tal manera que se reconoce la estructura del contenido y se permite al lector ubicar los temas de su mayor interés. Las divisiones no solo deben ser lógicas, sino además precisas (evitar su proliferación) e identificables; por lo dicho, deben cumplir las siguientes características: 

Títulos de capítulo (nivel 1): negritas y centrados, con mayúscula en la primera letra y minúscula en el resto de los términos, con excepción de los nombres propios.

Subtítulos (nivel 2): alineado a la izquierda, en negritas, mayúscula inicial y minúsculas.

Entretítulos (nivel 3): con sangría, negritas, minúscula.

Subencabezados (nivel 4): con sangría, cursiva, minúscula y punto seguido.

Prólogo. Lo elabora una persona diferente a los autores, pero que ha leído la obra y cuenta con potestad para presentar a los escritores y valorar lo escrito en relación con el contexto, la época, las prospectivas y perspectivas del tema; de todo esto debe resultar un texto que motive la lectura del libro y su correcta interpretación.

Introducción. A diferencia del prólogo, es redactado por los autores. Aunque no hay un esquema que deba seguirse, la introducción presenta el contenido y el enfoque de la obra, tipo de texto, capítulos, problemas que tuvo el autor con respecto a la búsqueda del material, las fuentes, e incluso, las convenciones y agradecimientos (si no están en otro apartado).

Cuerpo

El cuerpo del documento se refiere al conjunto de los apartados en los que se desarrolla el tema, abarcando los capítulos de conclusiones y recomendaciones.

Las conclusiones deben ser un análisis crítico de la temática sustentado en los hallazgos, las contribuciones que hayan sido reportadas, así como en los antecedentes incluidos en la revisión de la literatura. Las recomendaciones, atendiendo a su carácter, se redactan en términos propositivos como estrategias para mejorar la situación específica del tema, bien con respecto a futuras investigaciones, a su base teórica o a los enfoques metodológicos que han permeado su estudio; en consecuencia, implican reconocer las limitaciones del manuscrito. Tanto las conclusiones como las recomendaciones se exponen a manera de párrafos interrelacionados, y no mediante ideas separadas con viñetas o números.

El cuerpo se presenta en subdivisiones, empero, su profusión puede limitar la comprensión del texto, lo que no debe entenderse como prescindir de todos los niveles de encabezados. La contundencia de la información se halla tanto en el orden y en la coherencia, como en la forma que se utiliza para presentarla. Esta última característica alude a la decisión de vincular el contenido mediante: i) subtítulos con distintos niveles de subordinación o, ii) párrafos u oraciones que se entienden como conectores; lo primero es debido cuando la amplitud del tema amerita un desarrollo profundo, lo segundo conviene cuando se trata de un planteamiento somero.

El cuerpo, además de considerar la extensión y las subdivisiones, debe apreciar recursos gráficos que complementen o aclaren el mensaje. Si bien son varios los elementos de este tipo, para las publicaciones científicas y académicas se agrupan en tablas y figuras. Las tablas son un sistema de organización de datos que, por lo general, se pueden comparar; no se trata de añadir líneas verticales y horizontales para dividir párrafos o frases que en realidad son una lista que puede generarse con viñetas o números arábigos. Las figuras son todo tipo de imágenes: infografías, esquemas, mapas, fotografías, ilustraciones, entre otras. Tanto tablas como figuras deben mencionarse o introducirse en el texto; se enumeran, tienen títulos y atribuyen la fuente, lo que significa que este material debe respetar las normas de Derechos de Autor.

Finales

A excepción de las referencias, los datos de los autores y la reseña, para el Fondo Editorial de la Universidad Católica Luis Amigó, las demás partes que conforman los finales de la publicación son opcionales, puesto que obedecerán tanto al tipo de obra como a las decisiones del autor acerca de la forma como mostrará el contenido:

Referencias. Lista de las obras citadas. Cada referencia debe incluir todos los datos según las categorías descritas en el Manual de publicaciones de la American Psychological Association (APA). Las obras referenciadas deben ser actuales, entendido esto como las publicadas en los últimos diez años, sin el menosprecio de los textos clásicos; asimismo, el uso de fuentes secundarias (cita de cita), se permitirá únicamente cuando sea imposible acceder a la fuente primaria.

Datos de los autores. Con el propósito de evidenciar la trayectoria de los escritores de la obra, se presenta una corta biografía de ellos con los siguientes datos en estricto orden: último título académico, cargo y filiación institucional (nombre completo sin uso de siglas), pertenencia a un grupo de investigación y nombre de la entidad que financia la investigación (si es del caso), ciudad-país, correo electrónico institucional, ORCID; y una breve descripción de la trayectoria investigativa y en producción.

Glosario. Se utiliza cuando existen términos desconocidos o ambiguos o definiciones que deben ser aprendidas o consultadas para comprender la obra.

Apéndices. Son documentos que complementan el texto o que lo evidencian, pero que no se incluyen en el cuerpo del contenido bien por su extensión, por su nivel de detalle, porque deben adicionarse en versiones originales o porque se sustraen de una redacción fluida. Este material se incluye al final del manuscrito como sección independiente; se identifican con: i) antetítulo (Apéndice A, Apéndice B, consecutivamente); ii) título.

Índice analítico. Es el listado de términos clave que reflejan fielmente los conceptos que aparecen en la obra, en qué páginas y de qué modo fueron desarrollados.

Reseña. Se trata de un escrito breve e informativo y argumentativo que inicia con el esbozo del tema y los asuntos relevantes del argumento mismo o de la obra (de dónde surgió, por ejemplo); posteriormente expone los criterios que la argumentan y, por último, se refiere a la conclusión.

Deberes de los autores

-Aceptar las políticas del Departamento de Fondo Editorial y los diferentes procedimientos que deben seguirse al solicitar la publicación de una obra.

-Realizar las correcciones sugeridas por los evaluadores, el Consejo y el Fondo Editorial.

-Cumplir los plazos establecidos por la Editorial para la ejecución de las actividades.

-Autorizar a la Universidad Católica Luis Amigó para que publique, distribuya y divulgue la obra, de acuerdo con sus procedimientos.

-Cumplir con los deberes morales que salvaguardan el buen nombre de la Universidad Católica Luis Amigó y de las personas naturales o jurídicas que se mencionan en la obra.

Derechos de los autores

-Acceder de manera gratuita a la publicación.

-Reclamar su obra si ésta no es aprobada.

-Tener los créditos sobre la obra.

Declaración de privacidad

La Universidad Católica Luis Amigó es responsable del tratamiento de los datos, de acuerdo con la Ley 1581 de 2012 y al Decreto 1377 de 2013. La Institución cuenta con una política de tratamiento de datos que puede consultarse en el sitio web: www.ucatolicaluisamigo.edu.co
Según la política de privacidad, el tratamiento de datos personales es de uso exclusivo para la Universidad, y la información no es compartida o suministrada a terceros sin autorización previa del titular. Además, se cuenta con los medios tecnológicos idóneos para asegurar que sean almacenados de manera segura y confiable.